Todo lo que la serie “Friends” te enseñó sobre la vida.

-¿Vamos a tomar un café?

-Claro, ¿a dónde?

 Así terminó el 6 de mayo de 2004 la serie “Friends”, una de las más relevantes de la historia de la televisión.


Tras 10 temporadas de amor, sexo, problemas, risas y, sobre todo, amistad, la puerta del famosísimo apartamento neyorkino se cerró para siempre. Y admitámoslo, todos sentimos que se nos rompió algo por dentro, porque  con “Friends” hemos aprendido todo lo que sabemos sobre la vida. Ni la universidad, ni los tutoriales de YouTube, ni los libros de Hemingway nos han enseñado tanto como lo han hecho estos seis amigos.

Aquí van las enseñanzas más importantes:

UNO: No te avergüenzes de tu pasado.

Con los episodios flashback de “Friends” nos hemos dado cuenta de que todos hemos tenido un corte de pelo horrible, un estilismo excéntrico y unos gustos raros. Nadie es perfecto en la adolescencia. Mónica estaba gorda, Rachel tenía una nariz enorme y Chandler y Ross vestían de una forma demasiado… peculiar.

DOS: El “¿cómo va eso?” de Joey no funciona, a no ser que seas Joey. 

Reconócelo, te has pasado años probándolo en el gimnasio, en el trabajo, en la piscina y en todos los bares de tu ciudad, pero nada de nada. Parece simple, pero no lo es en absoluto.

TRES: El sexo nunca es tan perfecto. 

Chandler tocó su primera teta a los 19, Ross perdió la virginidad a los 18, y además, recibió de parte de Rachel las palabras más duras que un hombre puede escuchar: “Para que lo sepas, no es tan común, no le pasa a todos los hombres, y sí que tiene importancia”. ¿A qué ahora tus problemas sexuales no parecen tan horribles?

CUATRO: Tus amigos son tu familia.

Ninguna serie ha rendido jamás un homenaje tan intenso, tan sincero y tan emotivo a la amistad. Las chicas ofreciéndole a Chandler acompañarle a un striptease tras su ruptura, Joey y Ross durmiendo la siesta juntos, Monica y Phoebe haciéndose la cera o Chandler pagándole a Joey todos los gastos del piso durante años. Cosas como estas representan el más alto nivel de amistad.

CINCO: “Darse un descanso” tiene sus consecuencias. 

“¡Nos estábamos dando un descanso! ¡Nos estábamos dando un descanso!” Todos recordamos ésta dicha y redicha frase de Ross. El “descanso” de Ross y Rachel, y la inapropiada forma en la que Ross se acostaba con otra en menos de 24 horas fue un tema polémico. Podemos estar de parte de uno o de otro, pero hay algo que esta claro, darse un descanso siempre tiene sus consecuencias.

SEIS: Haz lo que de verdad te gusta, nunca es tarde.

Mónica trabajaba como camarera vestida como una mujer de los años 50 con un sujetador XXL antes de ser cocinera, Chandler cambió su trabajo por un puesto de publicista junior rodeado de adolescentes, Rachel empezó tardíamente su carrera en la moda y Joey nunca se rindió como actor.

SIETE: El amor mola. 

La serie supo retratar el amor huyendo de estereotipos, mostrándol el amor real, el amor del día a día. La pedida de matrimonio de Monica y Chandler, el primer beso de Rachel y Ross, la perfecta boda nevada de Mike y Phoebe, y la fugaz y algo forzada relación de Rachel y Joey. Todo ello nos ha hecho seguir creyendo en el amor. En el amor de verdad.

Anuncios